“7 de cada 10 empresas tienen seguro de Salud para sus empleados, convirtiéndose en el beneficio social más demandado y valorado por los empleados y el más ofertado por las compañías”

Fuente: Barómetro Adeslas

La Ley del IRPF, en su artículo 42, establece que:

De conformidad con lo previsto en la Ley del IRPF, los rendimientos del trabajo en especie relativos a las primas o cuotas satisfechas por las empresas a entidades aseguradoras, para la cobertura de enfermedad, estarán exentos en dicho impuesto cuando se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo además alcanzar a su cónyuge o descendientes.
  • Que las primas o cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el apartado anterior. El exceso sobre dichas cuantías constituirá retribución en especie.

Partiendo de esta base legal, la contratación de un seguro médico a través de la empresa, conlleva las siguientes ventajas fiscales:

  • Ventaja para la empresa ya que podrá deducir, en el Impuesto de Sociedades, el gasto destinado al abono de las primas del Seguro Médico de sus empleados.
  • Ventaja para el trabajador puesto que se trata de un complemento salarial que no le supone una retribución en especie.